domingo, 1 de agosto de 2010

María Paz.

Te extraño. Extraño cada palabra dicha, las de consuelo, las cómicas, las de reproche, las necesarias. Escuchando tu voz miles de recuerdos aparecieron en mi mente. Es de suma importancia mencionar aquellos momentos que venías ansiosa, con las novedades que flotaban en el aire. Cuando estuviste a mi lado en toda ocasión: enferma estaba y las sonrisas curaban, triste me encontraba y tus palabras sanaban, eufórica estaba y tus risas anhelaba.
A pesar del viaje puesto por la vida, allí estaré... como cuando tú estabas para mí. Mi querida amiga, en estre tren sin partida, diré: hasta el próximo reencuentro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te gustó mi blog, no dudes en seguirme que yo también lo voy a hacer. Gracias por comentar! Cualquier comentario, sea bueno o malo, será aceptado =)