lunes, 12 de septiembre de 2011

Le decían que de un aprendizaje maduraría... pero no quería moverse, estaba demasiado cómoda como para pensar qué ficha debía mover. Le preguntaban si se animaba a reír, a soñar, a jugar con esos sueños que se suponía que tenía que fabricar. Pero bajaba la cabeza, tímidamente, y decía que si. No lo sentía, se había olvidado cómo reír y cómo soñar, se había olvidado lo que se sentía volver a creer. 
La habían dejado sola, le habían sacado las ruedas de la bicicleta para que pudiera ser libre, para que ya no se sintiera atada a eso que tanto la estaba sosteniendo.
 De más está decir que no supo aprovecharlo. La libertad no quería jugar con sus destellos, ni siquiera podía sentir el aire ingresando en sus pulmones. Negó que se habían ido, e intentó volar.. pero se caía una y otra vez hasta que se cansó de intentarlo. 
Lo único que sabía era que extrañaba esas viejas ruedas. No quería crecer... sabía que más tarde, cuando aprendiera a usar su bicicleta, los autos podrían atropellarla... y las calles de sueños rotos le parecían demasiado peligrosas como para arriesgarse a caer en el abismo... un abismo donde ya no existiría vuelta atrás.

2 comentarios:

  1. Arriesgar es uno de los factores más importantes para poder conseguir ser feliz.Y también perder,de ello se aprende más que de los triunfos.
    Te envié una invitación para mi blog(lo hice privado)
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. hola soy jackie de postsdeunreinoalien.blogspot.com
    me alegra que te hallas reido con mi blog...soy una loca embarazada del rey de los aliens pero bueno, alguien va a sacar algo bueno de eso. me gusta la bandera de la igualdad en tu blog y espero alegrarte siempre que lo necesites
    cuidate mucho amiga

    ResponderEliminar

Si te gustó mi blog, no dudes en seguirme que yo también lo voy a hacer. Gracias por comentar! Cualquier comentario, sea bueno o malo, será aceptado =)